Sígueme por Email

viernes, 12 de agosto de 2016

sábado, 23 de julio de 2016

LA VAL DE ONSERA Y LA ERMITA DE SAN MARTIN

Preciosa la excursión que hice ayer por este hermoso valle enclavado en la Sierra de Guara aragonesa, bastante inaccesible y que guarda un regalo para el final de la misma: la ermita de San Martín, ubicada en un pequeño circo.



miércoles, 6 de julio de 2016

DOLMEN Y ERMITAS DE TELLA


Dolmen Losa de la Campa o Piedra de Vasar

En el límite del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido está el valle de Puétolas, donde se encuentra la localidad de Tella-Sin. Cerca de este pequeño pueblecito se encuentran algunos restos arqueológicos, como el dólmen Losa de la Campa o Piedra de Vasar, que fue descubierto por Antonio Beltrán y data y tres preciosas ermitas románicas: la ermita de San Juan y San Pablo, del siglo XI, (consagrada en 1019), la ermita de Santa María de Faixaniellas, de origen románico aunque reformada en el siglo XVI y la ermita de la Peña, del siglo XVII, en la Peña Billa.
El devío desde la carretera que va de Aínsa a Bielsa bien merece la pena.

LAS GARGANTAS DE ESCUAIN


Las gargantas de Escuáin son una de las cuatro zonas que conforman el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Las otras son el valle de Ordesa, el de Pineta y el cañón de Añisclo.
Se puede acceder desde el pueblo abandonado de Escuáin o desde Revilla, desde donde sale una excursión muy corta y sencilla que va hasta tres miradores que permiten disfrutar de estas impresionantes gargantas.

La estrecha garganta de Escuáin








POR EL CAÑON DE AÑISCLO


El cañón de Añisclo es uno de los valles que conforman el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Los otros son el valle de Ordesa, el de Pineta y la garganta de Escuáin.

Panorámica del río Bellos y de las paredes del cañón






jueves, 2 de junio de 2016

MACROFOTOGRAFIA DE FLORES (parte 1)

Cuando llega esta época del año en la cual las flores colorean los parques y jardines de todas nuestras ciudades, se me hace imposible no salir algún día con la cámara y mis accesorios macro a captar algunos detalles de éstas. Me gusta la aproximación macro porque no sólo muestra la belleza de la flor, sino que además nos da otra perspectiva de ella, una más artística, donde las formas y los contrastes permiten dejar volar nuestra imaginación...